?> VillaLaAngostura.com: lotes villa la angostura terrenos villa la angostura
English Portugues
Inicio  Inicio
Contacto Clima Eventos
Galeria de imagenes
Como llegar Mapas Aduana Shopping

Alojamiento
Gastronomía
Alquiler de autos
Pesca
Caza
Esqui
Golf
Turismo aventura
Navegacion
Siete Lagos
Publicidad
Guia de Inversores
propiedades



  Nace una nueva excursión, desde La Angostura hasta la isla Victoria
Es una ruta aún sin explotación turística e incluye al Bosque de Arrayanes. Es un paseo de un día completo y tendrá hoy su primera salida comercial. Una ruta no explotada turísticamente hasta ahora: a la isla Victoria y el Bosque de Arrayanes navegando el Nahuel Huapi desde Villa La Angostura es, al mismo tiempo, un nuevo producto que podrán disfrutar los visitantes esta temporada.El domingo se hizo una suerte de preestreno, dedicado a agencias de viajes, guías, personal de Parques y autoridades locales, entre quienes se encontraban el secretario municipal de Turismo, Germán Bakker, y Alberto Quinteros, del área Uso Público de la intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi.


VILLA LA ANGOSTURA (AVLA)- Una ruta no explotada turísticamente hasta ahora: a la isla Victoria y el Bosque de Arrayanes navegando el Nahuel Huapi desde Villa La Angostura es, al mismo tiempo, un nuevo producto que podrán disfrutar los visitantes esta temporada.

El domingo se hizo una suerte de preestreno, dedicado a agencias de viajes, guías, personal de Parques y autoridades locales, entre quienes se encontraban el secretario municipal de Turismo, Germán Bakker, y Alberto Quinteros, del área Uso Público de la intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi.

La flamante excursión, que tendrá hoy su primera salida comercial, es un paseo de día completo y "largo aliento". Navegación por un amplio sector del lago más grande de la Patagonia norte, por una de las zonas de mayor profundidad y la visión de un paisaje continuamente agreste y cambiante.

En tierra, el viaje multiplica los puntos de interés. Por un lado la isla Victoria y tres recorridos distintos para elegir, según las preferencias o el estado físico, aunque todos incluyen el ascenso en aerosilla al cerro Bella Vista.

Como el nombre lo indica, en su estación superior pronta a ser refaccionada, o desde dos diferentes miradores, se aprecia un paisaje inigualable. Muy a lo lejos, las agujas del Catedral, luego Bariloche y el hotel Llao Llao; a los pies, el ingreso a la abrigada bahía que alberga a puerto Anchorena -allí atraca el catamarán- y donde hay una confitería - restaurante para reponer fuerzas luego de la caminata escogida.

Los tres circuitos posibles, identificados con los colores naranja, rojo y amarillo enhebran puntos de interés histórico - arquitectónico, botánico, arqueológico y paisajístico.

Discurren por senderos de bosque autóctono o implantado y permiten reconstruir, de boca de los guías que siempre acompañan al grupo, un poco de aquellos comienzos de los Parques Nacionales, con sus errores y aciertos.

Particularmente, el sendero amarillo, para caminadores entusiastas, propone un lento descenso desde el cerro Bella Vista hasta el sitio donde estuvo el aserradero viejo, por entre flora nativa que en momentos cierra el cielo sobre las cabezas y abre el encanto a rincones húmedos y umbríos donde reinan los musgos, helechos e hilillos de agua cristalina.

Un momento ritual, propuesto por Quinteros, de Parques, invita a acallar todo ruido y cerrar los ojos durante quince segundos. Aparecen entonces los sonidos del silencio: suavísimos gorjeos de pájaros que llegan desde varios ángulos en estereofónica dimensión o la leve brisa que acaricia la frente o el rumor civilizado del motor de una embarcación que zarpa.

 

Un refrigerio

 

Pasadas apenas las 13, ya todos están de vuelta en la confitería próxima al muelle para tomar un refrigerio más o menos contundente, según la preferencia de los turistas.

Sobre las 14, el catamarán "Futaleufú" suelta amarras con proa hacia el otro gran destino de la jornada, el bosque d Arrayanes y sus centenarios ejemplares de corteza color canela. Pero antes, la visión a luz plena del cerro Colorado y sectores intangibles del Parque, con la explicación pormenorizada de cada silueta, cumbre o valle.

En el Bosque de Arrayanes las novedades son muchas. La reconstrucción de los senderos, aún no terminada, y la restauración de la famosa casita de té, donde hace poco tiempo estuvieron los príncipes de Holanda, Guillermo de Orange y Máxima Zorreguieta, con la pequeña Catherina Amalia.

Celebridades aparte, los laureles se los llevan los arrayanes, con un promedio de 250 años y unos pocos datados en 650 años de antigüedad, esto es Alta Edad Media, aproximadamente cuando fue construida la iglesia de Notre Dame, en París, y mucho antes de la llegada de Colón a América.

Hoy, un amplio aterrazamiento, de entablonado en pino Oregon, permite el descanso y la contemplación en las proximidades de la mítica cabaña de troncos que en un futuro cercano será museo. Otros cómodos miradores, en el corazón de los arrayanes, invitan a la fotografía (con flash, claro) o simplemente, al recogimiento.

El regreso depara un broche angosturense. El ingreso a la bahía de Puerto Manzano, con la cercana contemplación de lujosas hosterías, apart hoteles y residencias particulares, situadas a ras de las aguas o en las laderas cubiertas de bosque.

El histórico muelle Modesta Victoria, en la bahía Mansa, es el último eslabón. Unico en todo el lago que mantiene su diseño original, sin agregados ni parches, con la curiosa estructura del "duque de Alba": un amarradero especialmente creado para atar los cabos de proa del buque "Modesta Victoria", que aunque no llega a la Angostura, sigue aún surcando el gran lago.

 

Horarios, días, precios y consejos

VILLA LA ANGOSTURA (AVLA).- Los remolones se la pierden. La excursión parte a las 10 de la mañana desde bahía Mansa e insume toda la jornada. El regreso está pautado para las 17 y por ahora será sólo los miércoles, siempre con destino a la isla Victoria y el bosque de Arrayanes.

En cuanto al precio, teniendo en cuenta que es un paseo de día completo, cuesta 55 pesos por persona adulta, valor al que hay que sumar dos pesos de tasa de embarque y seis pesos de ingreso a áreas de Parques Nacionales, ambos cánones obligatorios. El total es 63 pesos. Los pequeños, de menos de tres años tendrán su boleto libre de cargo.

Menores entre 4 y 12 años y jubilados, 28 pesos, más 8 de las otras obligaciones mencionadas, suman 36 pesos.

Excursión combinada isla Victoria - bosque de Arrayanes con regreso desde el bosque caminando o en bicicleta: mayores, $ 55; menores entre 4 y 12 años y jubilados, $ 28.

A estas tarifas, como se indicó, hay que sumarles 2 pesos de tasa de embarque y 6 pesos de entrada al parque para los argentinos o 12 pesos por el mismo rubro, a los extranjeros.



Fuente: Diario de Rio Negro
Fecha: 2004-09-29


   Informacion útil Libros Artículos Serv. Profesionales Serv. Varios